Analizando la cuarta entrega de Sherlock

¿HA DESAPARECIDO EL SHERLOCK DE LOS LIBROS?

La cuarta (y hasta ahora última) temporada de Sherlock (BBC) ha dejado un regusto amargo entre el público. La larga espera entre la tercera y la cuarta temporada, con el aperitivo que supuso La novia abominable, especial de navidad ambientado en el Londres victoriano, presagiaba una temporada notable o, por lo menos, una continuidad en la dinámica de la serie. Esa dinámica, sin embargo, ha sido la de los puntos flacos, dejando de lado al Sherlock de Doyle, el personaje literario, en favor del personaje televisivo concebido como un blockbuster.

Las tramas de las primeras temporadas seguían, o más bien adaptaban, los relatos clásicos de Arthur Conan Doyle con mayor o menor acierto. En opinión del abajo firmante, con acierto y frescura en la mayoría de los casos. Con el devenir de las temporadas, sin embargo, la trama policíaca (o detectivesca en el caso de nuestro protagonista) fue complicándose y favoreciendo la aparición de personajes en una suerte de giros inverosímiles que rompían de algún modo con aquello que convierte a Sherlock Holmes en un héroe único.

En esta última temporada, la trama se complica hasta lo indecible con la aparición de unos personajes que, se supone, siempre habían estado ahí pero no lo sabíamos, o con argumentos extraídos tras escarbar profundamente en el pasado de otros. Buscando, en definitiva, el efectismo a toda costa sin reparar en que sólo se necesita un buen argumento para mantener al espectador pegado al asiento.

Las actuaciones, eso sí, son sublimes como siempre, empezando por Cumberbatch (Sherlock) y Freeman (Watson), pero sin olvidarnos de los inolvidables secundarios. Incluso la reaparición de algún viejo (e histriónico) conocido es bien recibida, pese a las circunstancias de su regreso.

La factura técnica es otro punto a tener en cuenta, así como la ambientación, que hará las delicias de los amantes de Londres, aquella ciudad donde, en el siglo XIX, sucedía todo.

¿Recomendable? Por supuesto. ¿Decepcionante? Depende de tus preferencias. Si te gusta la sorpresa constante, la espectacularidad visual, lo inverosímil, los giros de tuerca hasta romper el tornillo… entonces te gustará esta temporada de Sherlock. Si, por el contrario, prefieres un tono realista centrado en la resolución de crímenes y misterios, entonces… mejor revisita las primeras temporadas o vete directamente a los libros.

Artículo elaborado por el Doctor Raputnik

Dejar una contestacion

Por favor inicie sesión para comentar.